Valorarte para que te valoren

Como ya sabemos y siempre hemos escuchado la típica frase “para amar tenemos que aprender a amarnos“ o “para que nos valoren tenemos que valorarnos». Realmente tiene mucho sentido lo que nos dicen sin embargo, no es común explicar el trasfondo de esta frase para que la podamos entender. Realmente te sorprenderás al saber el verdadero significado que estamos a punto de revelarte.

Bebé que no llora, no mama

Es sabido que si queremos algo en esta vida tenemos que pedirlo, y nuestras acciones tienen que ser consecuentes con el pedido mismo. Es decir si pedimos salud, tenemos que llevar una vida saludable lógicamente. En este caso es muy sencillo poder identificar estas variables, sin embargo las podemos identificar cuando se trata de nuestra valoración personal en relación a la valoración que esperamos de los demás?. En español, cuando pedimos que nos valoren ¿sabemos realmente que hacer para que ello pase?. Muchas veces cuando demandamos valor del progimo no somos consecuentes con nuestras actitudes. No sabemos hacer valer nuestros deseos ni expresar nuestros sentimientos.Nos anulamos de manera inconsciente al no saber decir que no, y esto desemboca en un malestar crónico contextualizado en lo que llamaríamos “injusticias» que causan una sensación tipo Mártir. En la cual vivimos esperando una respuesta del otro que nunca llega. Y nos sentimos anulados y poco valorados. Lo que evidentemente no vemos, es que somos nosotros quienes decidimos no expresar lo que sentimos y somos nosotros quieres no respetamos nuestros deseos . En su efecto no nos respetamos y evidentemente no existira conocimiento de la otra persona por lo que tampoco habrá una respuesta consecuente con nosotros.

La clave

No evitar decir lo que pensamos, no anularnos para que no nos anulen y que seamos igual de validos que las otras personas , dándoles a entender nuestras preferencias y dándonos a conocer de manera real sin temor a ninguna clase de rechazo. Ser quienes realmente queremos ser.

¿Necesitas ayuda?