Terapia para la Dependencia Emocional

Written by Ruben Espinoza

agosto 3, 2019

La dependencia emocional es una forma de apego tóxica, una manera de perder libertad interior. En ella las personas se fusionan llegando a perder la autonomía, experimentando cambios bruscos del estado de ánimo que lastiman sus relaciones interpersonales. Es un fenómeno psicológico en el que existe una especie de simbiosis desmedida a nivel emocional y afectivo perjudicando esferas importantes de la vida como lo son la dimensión emocional, laboral, social y familiar. Al existir dependencia emocional, una persona se va aislando de su entorno al punto de enfocarse en una sola persona, llegando en el peor de los casos a perder su identidad, situación que le lleva a experimentar una angustia abrumadora e insoportable.

Este estado de apego insano conocido como dependencia emocional se da porque subyace en ambos individuos (tal vez en uno más que en el otro) una gran necesidad de mantener el vínculo emocional y afectivo. Hay un terror al desapego. En ese sentido, el vínculo se va reforzando a partir de la ilimitada conexión, las personas refuerzan positivamente la relación al no crear una línea divisoria que esclarezca cuál es el espacio íntimo de cada quién. En la dependencia emocional de desconoce cuál es el espacio de intimidad y libertad de la otra persona.

Es común que el patrón de dependencia emocional se repita a lo largo de la vida. Una persona desde pequeña debe aprender a estar sola, a pasar tiempo consigo misma para enriquecer su mundo interior y personal. No obstante, al no tener la capacidad de estar sola genera una constante de apego que va reincidiendo a lo largo de su vida con distintas personas. Siempre presenta un modo de apego cautivo y mórbido, sin espacios de independencia, casi una tendencia crónica al vínculo desorganizado. Por lo general, los indicadores que alertan sobre una posible dependencia emocional son los siguientes: baja autoestima, idealización excesiva de una persona, un concepto negativo de sí mismo, incapacidad para poner límites en una relación, incapacidad para decir no, miedo a las situaciones nuevas, estados de ansiedad y depresión, resquebrajamiento en las relaciones con amigos y familiares, un aislamiento inesperado y poco común en esa persona, sentimientos de inferioridad y culpabilidad, entre otros indicadores.

Asimismo, se observará lo que se conoce como estado de abstinencia emocional en el cual el sujeto vivencia un fenómeno angustioso al verse separado temporalmente de esa persona a la que se está aferrando. Se agobia, se angustia, tiene ideas recurrentes, siente malestar subjetivo, se introduce en estados de irritabilidad y prefiere estar solo. Inclusive se presentan deseos intempestivos de acercarse a la otra persona generando problemas de comunicación puesto que en ciertos casos, su manera de acercarse a la otra persona suele ser agitada, nerviosa y convulsa. Así, si es que no se toma consciencia de la gravedad del asunto, el vínculo comenzará a introducirse en una fase de deterioro en la que ambas individuos pueden salir lastimados. Por ello, al notar algunos de los indicadores expuestos anteriormente urge que se reciba un abordaje psicológico adecuado, en el que se pueda exponer y tratar con lucidez y objetividad el estado actual de los sujetos.

Dependencia emocional en parejas

La dependencia emocional en parejas va a tomar un matiz de pérdida de autonomía y libertad. En dicha situación, la pareja se va haciendo prisionera de su vínculo enfermizo y malsano. Las formas de comunicación se tornan violentas y agresivas llegando al punto de normalizarse. Ambos tendrán una hipertrofia de su identidad. Se confundirán el uno con el otro por no haber puesto límite a sus espacios. La soledad se vuelve fugitiva y prófuga. Se le ha exiliado por miedo. La necesidad de amor se ha trastocado en aferramiento asfixiante. La autoestima dañada se perjudica aún más, al punto de sentir que sin la otra persona uno ya no vale nada. Se ingresa poco a poco en la ilusión mórbida del apego insano. Incluso, ninguno logra ver verdaderamente a la otra persona, lo único que ven es su miedo, su necesidad compulsiva de adhesión.

En un vínculo de dependencia emocional dejan de existir dos sujetos que comparten experiencias y se comunican. Solo existen dos reos prófugos de su libertad que confunden el amor con un estado de cautividad interpersonal. Las relaciones interpersonales se ven deterioradas, se presenta un alejamiento progresivo de la familia y amigos. Las relaciones laborales también se ven afectadas y por ende el sujeto se va deteriorando poco a poco. Ya no solo el mundo interno se torna sofocante, sino también la vida personal en general. Momento clave para asistir a una terapia para la dependencia emocional que brinde soluciones sobre la preocupante circunstancia por la que atraviesan ambas personas.

Terapia para la dependencia emocional

En conclusión, una Terapia Personal en Lima me sirve para crecer y ser mejor persona, para convivir mejor en mi comunidad y mi familia, para desenvolverme mejor laboralmente, sea cual fuera el oficio al que me dedique. Una persona que asiste a una Terapia Personal en Lima desarrolla pasión por la vida, toma consciencia del Espacio (su espacio) en la vida y decide habitarlo, así como también, toma consciencia del Tiempo (su tiempo) y decide llenarlo de su presencia. Decide habitar los sesenta segundos completos del minuto. Puesto que la vida tomada con libertad y responsabilidad es una vida en la que el espacio (el aquí) y el tiempo (el ahora) de cada quién es valorado. Por ende, el aquí y ahora de mi vida, es decir, mi espacio-tiempo, recibe el valor de mi responsabilidad para una proyecto de vida autoconsciente y con sentido.

Resulta indispensable iniciar lo más pronto posible un abordaje psicológico a fin de conseguir desintoxicar el vínculo o a fin de desvincular emocionalmente a la pareja, dado el grado de daño y perjuicio en el que se va incurriendo. La terapia para la dependencia emocional se orientar a restablecer el nivel de autonomía, libertad e independencia de la persona para consigo misma y para con los demás. Educará a la persona a relacionarse sin perder su independencia, sin perder libertad. Se enfocará además en promover la comunicación asertiva para el adecuado relacionamiento interpersonal y además fortalecerá la autoestima a fin de motivar la toma de consciencia del propio valor como persona. Antes, la persona deberá hacerse consciente que tiene un problema, ya que, como en el caso de las adicciones, es común que los dependientes emocionales no se den cuenta de la gravedad de su situación. El psicólogo para la dependencia emocional en el contexto de la psicoterapia de parejas proporcionará recursos para que las personas se liberen de su estado de vinculación perjudicial que ha ido deteriorando sus vidas.

Articulos Relacionados.

Terapia para parejas tóxicas

Terapia para parejas tóxicas

Durante la terapia de pareja se piden muchos consejos generales para desintoxicar su relación o llevar el vínculo a otro nivel dado que en la actualidad las relaciones de pareja han alcanzado un nivel de toxicidad de manera creciente . Basándonos en las estadísticas 7 de cada 10 parejas se separan, hablamos de una cifra que llega al 70% y es inevitable preguntarnos cuál es la causa y cuáles son los consejos que se le daría a una pareja toxica en terapia.

Terapias para la ansiedad

Terapias para la ansiedad

La ansiedad es producto de una sobreactivacion, es un descontrol tanto de nuestro pensamiento como de nuestro cuerpo. Por lo que presentamos técnicas para ejercer control en el descontrol para provocar un estado de simbiosis y de paz. Es evidente que la cura para el descontrol es el control.

Relación Tormentosa

Relación Tormentosa

una relación tormentosa es sinónimo de un poco conocimiento interpersonal de ambas partes, dado que es la exposición pura de comportamientos automáticos negativos de ambos en una simbiosis melódica que desencadena en su efecto un malestar general para los dos integrantes de la relacion

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿Cómo podemos ayudarte?