Terapia Cognitiva Conductual

Written by Ruben Espinoza

agosto 23, 2019

En el ámbito de la psicoterapia la Terapia Cognitivo Conductual (TCC) tiene un valor significativo debido al impacto y a las investigaciones científicas que respaldan su práctica en el campo de la salud mental. En la TCC prestamos especial atención en resolver los problemas actuales de la persona, las razones que la aquejan hoy y la perturban o le hacen sufrir. No es usual orientar el proceso terapéutico al pasado, sin embargo, cuando el contexto lo requiere ahondamos en aspectos específicos sobre el pasado de la persona; pero el acento del tratamiento está dirigido a resolver las dificultades del presente.

Por un lado, los fundamentos teóricos y científicos de la TCC se enraízan en la Tradición Conductista, especialmente en el Conductismo Skinneriano, el cual va a darle especial matiz científico a la Terapia Cognitivo Conductual y sobre todo proporcionará indicadores objetivos para medir los avances del proceso terapéutico. Por otra parte, la Terapia Cognitiva destacará la importancia de tomar en cuenta los procesos internos del sujeto (pensamientos, sentimientos, emociones, sensaciones), los que podríamos llamar procesos mentales inobservables. No obstante, el que sean inobservables no quiere decir que no existan. Es una realidad interna a la que el Terapeuta debe responder a partir de recursos metodológicamente especializados para conseguir el bienestar subjetivo del paciente. De esta manera, podemos observar que esta síntesis entre el componente cognitivo y el componente conductual va a ser de utilidad provechosa para orientarnos con más objetividad a la naturaleza de las personas. No solamente la conducta observable es una cuestión de relieve, sino también los procesos cognitivos internos. De esta complementariedad va a surgir la Terapia Cognitivo-Conductual, dualidad indisoluble que buscará abordar de manera integral al individuo.

La Terapia Cognitivo Conductual se fundamenta en la idea de que las emociones y las respuestas comportamentales dependen no solamente del ambiente en donde la persona convive, sino también de los pensamientos que van dando forma a las vivencias de tal ambiente. Así, el sujeto es un ente activo que va a percibir, cuestionar, preguntar, reflexionar, crear, imaginar, sentir y experienciar internamente su vivencia con el mundo. Esta realidad interna es clave para comprender el mundo interno del sujeto, nos servirá de apoyo para captar su experiencia subjetiva. Y se dirige la atención a estos fenómenos internos porque los mismos serán los que darán forma a su comportamiento, a su manera de ser en su vida cotidiana, a su forma de entender y responder al mundo y las relaciones sociales y, a las ideas y sentimientos sobre sí mismo. La TCC buscará formas estratégicas de registrar los pensamientos, emociones y sentimientos del sujeto respecto de sí, respecto de los demás y respecto del mundo.

El rol del terapeuta en la Terapia Cognitivo Conductual es activo, ya que siempre está preguntando, contestando, explicando o sugiriendo. A modo de un diálogo Socrático, la persona se va a confrontar con el especialista. Se parte de la idea de que el sujeto que acude a terapia personal lo hace porque no ha podido dar solución a sus conflictos y problemas por medios propios. Por lo tanto, el hecho de acudir a un proceso terapéutico indica que necesita del apoyo y guía de otra persona. El terapeuta cognitivo conductual tiene una parafernalia de conocimientos científicos sobre cómo proceder para aliviar el padecimiento y, por tal motivo, los usa, los aplica y los adapta con el paciente que se lo está pidiendo.

¿Cómo es el tratamiento de la Terapia Cognitiva Conductual?

Entre los principales modelos de Terapia Cognitivo-Conductual tenemos la Terapia Cognitiva de Aaron Beck, este modelo se enfocará en identificar los comportamientos, pensamientos y sentimientos del sujeto, pero especialmente en aquellos que sean distorsionados, disfuncionales, inútiles o incorrectos. De ese modo, la persona tendrá la capacidad de decidir cambiarlos y modificarlos para buscar la mejora en el tratamiento. Este tipo de Terapia Cognitiva Conductual puede ser útil para casos de Depresión. A partir de un listado de distorsiones cognitivas que provocan el estado depresivo el terapeuta y consultante podrán comenzar a trabajar. Entre estas distorsiones cognitivas damos cuentan que existen inferencias arbitrarias, ampliación de pensamientos negativos (darle mucho valor a los pensamientos de naturaleza negativa), minimización de los pensamientos y experiencias positivas, abstracción selectiva (ensañarse con un pensamiento), entre otros mecanismos cognitivos distorsionados, que serán captados para su correspondiente reestructuración cognitiva.

Asimismo, no podemos pasar por alto la Terapia Racional-Emotiva-Conductual de Albert Ellis (TREC). Este modelo va a inspirarse en la tradición filosófica griega así como en los diversos hallazgos empíricos de la psicología y psicoterapia. Se suscribirá en la resolución de problemas y perturbaciones emocionales y conductuales con el propósito de que el paciente alcance un estado de bienestar mental apropiado. La tesis fundamental de este paradigma terapéutico es que los cambios emocionales de una persona no se deben a las propias circunstancias que los provocan, sino a la perspectiva y los puntos de vista de la persona que estuvo presente en tales circunstancias y que serán manifestados a partir de lenguaje (verbal, no verbal y paraverbal), los significados personales y las creencias. En esa dirección, se utiliza el modelo A-B-C-D-E-F de perturbación y transformación psicológica. El A-B-C consiste en: Adversidad, circunstancia o problema (A), pensamientos irracionales como respuesta a la adversidad (B) y las consecuencias emocionales que acarrea la adversidad (C). Así tenemos en primera instancia la triada A-B-C de la TREC.

Gracias a esta metodología la persona puede identificar, comprender y captar las interpretaciones, distorsiones y suposiciones ilógicas, incongruentes o erróneas que efectúa. De esta manera podrá conducirse a la segunda parte del proceso conocida como D-E-F: cuestionar los pensamientos y emociones ilógicas y erróneas (D), la creación de nuevos pensamientos, más saludables (E), los cuales dirigirán a los sujetos a sentimientos nuevos que no perturben la psicología interna del paciente (F), mejor correspondidos y coherentes con las circunstancias o adversidad (A).

Además de estos modelos terapéuticos existen otra diversidad de abordajes, todos con su respectiva evidencia y sustentación científica, entre ellos podemos mencionar: Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), Terapia de Esquemas de Young (TEY), Terapia de Modelado y Autocontrol de Bandura, etc. Además, en el argot de técnicas bajo el enfoque Cognitivo Conductual tenemos: técnicas de autocontrol, técnicas de relajación, entrenamiento en resolución de problemas, inoculación al estrés, desensibilización sistemática, técnicas de exposición, reestructuración cognitiva, entrenamiento en autoinstrucciones, y así, una variedad ampliada de procedimientos y técnicas.

¿Cuánto dura la terapia cognitivo conductual?

La Terapia Cognitivo Conductual tiene un principio y un fin, a excepción de los casos con patologías crónicas. La duración de un proceso de TCC depende de muchos factores, pero principalmente hay dos de interés primordial. Primero, del diagnóstico efectuado por el especialista en terapia cognitiva conductual o por derivación psiquiátrica, pues hay problemas cuya solución es más rápida y sencilla. Segundo, el compromiso y la responsabilidad de la persona que acude a consulta; pues en Terapia Cognitivo Conductual se acostumbra dar a los pacientes ejercicios y tareas; cuanto más empeño tenga el paciente, más rápidamente se logran los objetivos. No existe TCC con años de duración. Exceptuando los casos graves o crónicos, es inusual que un tratamiento psicológico de corte cognitivo-conductual se extienda mucho más que un año y casi siempre duran menos de dos años. ¿En dónde puedo encontrar un abordaje especializado de Terapia Personal en Lima? Psicólogo Monterrico cuenta con la experiencia y la destreza del uso de recursos terapéuticos bajo el paradigma Cognitivo-Conductual. Elige dar el paso al cambio.

Articulos Relacionados.

Terapia para parejas tóxicas

Terapia para parejas tóxicas

Durante la terapia de pareja se piden muchos consejos generales para desintoxicar su relación o llevar el vínculo a otro nivel dado que en la actualidad las relaciones de pareja han alcanzado un nivel de toxicidad de manera creciente . Basándonos en las estadísticas 7 de cada 10 parejas se separan, hablamos de una cifra que llega al 70% y es inevitable preguntarnos cuál es la causa y cuáles son los consejos que se le daría a una pareja toxica en terapia.

Terapias para la ansiedad

Terapias para la ansiedad

La ansiedad es producto de una sobreactivacion, es un descontrol tanto de nuestro pensamiento como de nuestro cuerpo. Por lo que presentamos técnicas para ejercer control en el descontrol para provocar un estado de simbiosis y de paz. Es evidente que la cura para el descontrol es el control.

Relación Tormentosa

Relación Tormentosa

una relación tormentosa es sinónimo de un poco conocimiento interpersonal de ambas partes, dado que es la exposición pura de comportamientos automáticos negativos de ambos en una simbiosis melódica que desencadena en su efecto un malestar general para los dos integrantes de la relacion

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿Cómo podemos ayudarte?